Lázaro Totem

Lázaro comienza su carrera a los dieciséis años, cuando su padre dibujante publicista le incorpora en su estudio para su formación en esta profesión. Por entonces, cultiva el conocimiento del arte, el dibujo y las tendencias artísticas y fantásticas influenciadas por los grandes dibujantes europeos de la época entre otros estímulos

Desde niño eligió el camino de la imaginación frente al del intelecto. Años más tarde, se desvincula del estudio y comienza su carrera en solitario como creativo, llegando a trabajar en empresas como Paramount Pictures y Bandai, así como en agencias y estudios de diseño y creatividad.

A raíz de un problema de salud, decide dejar el mundo laboral para dedicarse a lo que más le gusta, dibujar y crear imágenes. En este proceso toma concienca del efecto sanador del proceso de dibujo y comienza a interesarse por disciplinas como la meditación y la práctica del Tao Yin que incorpora en su vida de artista y a su obra.

Dersarrolla una mitología surrealista gráfica formada por arquetipos universales que sólo nuestra memoria ancestral del cerebro sabe identificar, interpretar, comparar y adaptar inmediatamente con nuestra situación emocional actual, consecuencia de nuestro árbol genealógico, educación, sociedad y experiencias.

Usa sus dibujos como terapia artística en la que proyectamos nuestras experiencias para extraer de esas imágenes una conclusión metafórica o literal positiva, que nos haga despertar y evolucionar.

Su obra nos habla del proceso de conciencia por el que el ser humano viaja a través de su vida. Del viaje del héroe del cual sólo puede salir favorecido pero que, en muchos casos nos es muy difícil recorrer.

Actualmente, trabaja como diseñador gráfico, creativo, dibujante, ilustrador y artista plástico en todo tipo de soportes. También es creador de varios talleres de terapia artística en donde enseña y comparte sus conocimientos como practicante de la meditación y Tao Yin aplicados al arte.